Seguir el instinto

La homeostasis (el equilibrio) hace que el cuerpo tiende a tomar inconscientemente las posturas más adecuadas en cada situación. Observar, por ejemplo, a los niños mientras duermen: dan muchas vueltas sin darse cuenta. En cada momento, están buscando una postura adecuada, estirándose, flexionando sus miembros, cambiando de un lado a otro etc.
Realizando estos movimientos, los niños están intentando corregir un desequilibrio corporal.

Desde que nacemos el cuerpo intenta buscar la homeostasis



Otra observación en este sentido: cuando el cuerpo está lesionado, tiende a flexionarse siempre hacia el lado débil para protegerse buscando una postura antálgica. Luego, cuando esta lesión se cronifica, el cuerpo suele tomar una postura que estira la zona afectada. El cuerpo trata de encontrar la postura más propicia al mantenimiento de la homeostasis.

Escaparse del dolor

El Dr.Hashimoto denominó este acto intuitivo “evadirse del dolor para reparar la lesión”.
En el Sotai, se considera que el movimiento hacia la dirección “más agradable”, opuesto a la dirección que provoca dolor, es “curativo”.

Por este motivo, los terapeutas de Sotai piden siempre a sus pacientes que muevan el cuerpo hacia el lado más cómodo. Buscar la dirección “agradable” es la clave del Sotai.

El estiramiento es algo innato en el ser humano y algo que estamos olvidando.

Como depende de la percepción de cada persona, se trata de una cuestión de sensibilidad individual. En ello radica la complejidad de este ejercicio que conlleva aspectos subjetivos.



0 comentarios en “Seguir el instintoAñade los tuyos →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *