Los 8 movimientos de la columna

Comprender los ocho movimientos de la columna nos ayuda a comprender los movimientos cotidianos de nuestra vida.

El ser humano en su conocimiento debe dotar al cuerpo de la sabiduría suficiente para que sus actividades sean saludables. Si aprendemos a realizar los movimientos de la columna vertebral correctamente nos servirán para corregir errores y para adquirir hábitos correctos, que deberemos aplicarlos en nuestra vida diaria, como el acto de recoger un peso del suelo. Por eso decimos que comprender  los ocho movimientos de la columna nos ayuda a comprender los movimientos cotidianos de nuestra vida.

En la realización de estos ejercicios hay que tener especial cuidado en no forzar y no producir excesivas tensiones en las vértebras de la columna,  para ello nos valemos de la utilización de la cintura pélvica como centro de apoyo entre el miembro inferior y el superior, lo que hace recaer el peso del cuerpo, en la pierna que permita una mayor movilidad.

Video sobre los movimientos de la columna

Flexión.

Antes de realizar este movimiento debemos desplazar nuestro centro de gravedad hacia atrás, apoyando nuestro peso en los talones.

Mientras expulsamos el aire flexionámos la cabeza intentando que la barbilla se acerque a la zona del pecho y sentimos cómo se estira la zona cervical posterior. Seguidamente flexionaremos la zona dorsal y luego la lumbar para terminar en una flexión completa del tronco. Mantendremos el estiramiento durante diez segundos y relajaremos la posición volviendo al centro, también durante la expulsión del aire.

Extensión

Luego, apoyando nuestras manos en la zona lumbar, extenderemos la cabeza hacia atrás, sin dejar que caiga, a la vez que expulsamos el aire. Seguidamente el tronco se extenderá haciendo un arco a la vez que sentimos cómo se estira la zona anterior del cuello.

Mantendremos el estiramiento durante diez segundos y relajaremos la posición volviendo al centro. Al contrario que en la flexión, antes de realizar el movimiento, desplazaremos nuestro centro de gravedad sobre la parte delantera de nuestros pies.

Inclinación dcha/izda

Primero desplazaremos nuestro centro de gravedad sobre la pierna izquierda. Mientras expulsamos el aire, inclinaremos lateralmente el cuello hacia el lado derecho, sintiendo cómo se estira la musculatura del lado izquierdo. Cuando el cuello llegue a su máximo movimiento, inclinaremos también el lateral del tronco; así movilizaremos toda la columna.

Mantendremos el estiramiento durante diez segundos y relajaremos la posición volviendo al centro. Haremos el mismo movimiento hacia el lado izquierdo cambiando previamente nuestro centro de gravedad.

Rotación dcha/izda

En esta ocasión, para girar nuestro cuerpo hacia la derecha, nuestro peso debe recaer también en la pierna derecha, desplazando nuestro eje sobre ella.

Pies separados según el ancho de los hombros, brazos relajados a cada lado del cuerpo y piernas ligeramente flexionadas.

Mientras expulsamos el aire, rotaremos el cuerpo desde los tobillos hasta el cuello. Cuando cada articulación llegue a su máximo, continuaremos con la situada por encima de la anterior e iremos rotando el cuerpo en sentido ascendente; así movilizaremos toda la columna vertebral.

Mantendremos el estiramiento durante diez segundos y relajaremos la posición volviendo al centro. Después haremos el mismo movimiento hacia el lado izquierdo.

Tracción/compresión

Estos movimientos deben realizarse en decúbito supino y con la ayuda del terapeuta. Consisten en la elongación de la columna vertebral y su compresión.