Sotai Ho y el deporte

En el entrenamiento del deportista no pueden faltar el calentamiento y el estiramiento muscular como parte de su rutina diaria. Ambas actividades mantienen su musculatura lista para el esfuerzo y resistente a las lesiones. Nosotros proponemos añadir la terapia Sotai-Ho como una parte más de dicha rutina. Los ejercicios de Sotai no son estiramientos tal y como se conocen en occidente; ni siquiera tienen el mismo objetivo de flexibilizar los músculos y hacerlos más resistentes al esfuerzo. Su objetivo es doble. Por un lado pretende devolver al cuerpo del deportista la simetría perdida por su actividad específica. Por otro lado, el Sotai ayuda a la recuperación de una lesión.

Cuando hablamos de devolver la simetría o corregir la postura no nos referimos exclusivamente a la estructura como tal. En un sentido más amplio nos referimos al movimiento que surge de dicha estructura. El Sotai actúa sobre la estructura a través del movimiento. En ocasiones es imposible que la estructura recupere la simetría que la anatomía define como adecuada; bien porque la alteración se debe ya a la deformidad de las partes que conforman la estructura, o bien porque la persona/el deportista tiene una estructura ya “alterada” desde su nacimiento.   La actividad específica y repetitiva del deportista prepara la estructura de su cuerpo para que determinados movimientos se ejecuten de la forma más potente y con menor gasto de energía. El cuerpo se adapta a esa nueva condición y olvida otras partes de la estructura y de su movimiento que no le son de tanta importancia. Podemos decir que en última instancia se rompe el equilibrio de estructura y movimiento.

La suavidad y ausencia de dolor de los ejercicios de Sotai lo hacen adecuado incluso en deportistas lesionados. Además se pueden trabajar zonas con dolor de forma distal sin necesidad de forzar la zona afectada. Se practican de forma suave y acompañados de la respiración. No debe doler como parece el objetivo de los estiramientos particularmente.

No hay que olvidar tampoco el concepto holístico del Sotai; aunque se pueden trabajar zonas específicas del cuerpo, el trabajo a nivel general es más importante.  Además de trabajar la estructura externa, trabaja también a nivel interno. La estructura puede ser la lesión en sí misma o el efecto de un desequilibrio a nivel interno. El cuerpo busca siempre el centro. Un desequilibrio provocará una serie de adaptaciones anómalas para buscar el punto de equilibrio en bipedestación y dar continuidad a la vida de la mejor manera posible. La estructura se adapta para favorecer la función. Debido a que mejora la estructura/movimiento, el Sotai provoca mejora en el Sistema Nervioso Autónomo, así como a nivel de la circulación sanguínea y linfática. Pero, insistimos en que no podemos hablar de corrección postural, sino de corrección de la movilidad. Cuando el desequilibrio estructural ha degenerado algún elemento de dicha estructura, no es posible volver al punto original.  Además, cada persona tiene su punto de equilibrio que se rompe cuando se altera el movimiento; trabajando sobre éste se vuelve al punto 0 de esa persona, a su equilibrio homeostático.

Según Hashimoto, el dolor se muestra en función de lo estresado que esté el tejido blando. Cuando se trabaja el lado agradable realmente se hace sobre la zona afectada. El movimiento hacia ese lado es la forma de escapar del dolor que tiene el cuerpo. Parecería que el ejercicio a favor de la contractura sería contraproducente; pero es precisamente esta acción y la posterior liberación lo que provoca la relajación de la musculatura.  Esta manera de trabajo va en contra de la forma de trabajar los estiramientos. No se trabaja a favor del dolor, sino que esta zona se protege con el movimiento de escape. Se trabaja a favor de la tensión cuya liberación lleva al organismo a relajar la zona, antes o después. La terapia Sotai no fuerza el reequilibrio, este viene sólo cuando el organismo entiende cuándo  y cómo debe hacerlo. Para equilibrar se libera la parte congestionada. No se trata de compensar sobrecargando el lado no afectado. Hay que favorecer el movimiento natural. El Sotai siempre se dirige a las zonas donde existe una dismetría estructural o del movimiento. La mayoría de los deportes no trabajan de forma simétrica la estructura corporal. Pensemos en el tenis, el golf, el salto de longitud, el ciclismo, etc. El equilibrio estructural acaba rompiéndose.

A través de la respiración relajada y la concentración en el ejercicio el deportista toma conciencia de su cuerpo como un todo unido a la consciencia. Normalmente el deportista lleva su parte física al extremo para conseguir sus objetivos. Se rompe el equilibrio entre lo físico y lo mental; la mente ya no controla al cuerpo de manera adecuada y ocurre el desequilibrio que puede llevar a la lesión. Trabajando de forma habitual con Sotai, el punto de equilibrio entre ambas partes se restablece; la mente domina al cuerpo y recuerda cuál es su punto de equilibrio y se lo devuelve.

Existen cuatro ejercicios básicos de Sotai que se pueden trabajar de forma individual (lo que denominamos autosotai):

1. flexión de tobillos, actúa sobre toda la musculatura posterior del cuerpo flexibilizando la columna vertebral.

2. rotación de cadera, actúa sobre la columna y miembros superiores e inferiores

3. subir y bajar la cadera, actúa sobre columna, caderas, hombros, zona abdominal y costal

4. elevación de la cadera y ligera rotación, actúa sobre la zona pectoral, costal, abdominal, cuello, miembro superior e inferior.

Pero para cada deportista se necesitarán ejercicios de Sotai adecuados. Por eso el trabajo con un terapeuta experimentado es siempre necesario. Éste recomendará los ejercicios que el deportista necesite, además de controlar el proceso y la evolución del tratamiento.

Todos ellos se atienen a los siguientes principios:

  • Teoría del aspa: arriba-abajo, derecha-izquierda, delante-detrás.
  • Teoría del lado agradable. No provocar dolor. Abandonar cualquier ejercicio que lo provoque.
  •  Suavidad y respiración relajada y profunda.

Para equilibrar se libera la parte congestionada. No se trata de compensar sobrecargando el lado no afectado. Hay que favorecer el movimiento natural. El Sotai siempre se dirige a las zonas donde existe una dismetría estructural o del movimiento. La mayoría de los deportes no trabajan de forma simétrica la estructura corporal. Pensemos en el tenis, el golf, el salto de longitud, el ciclismo, etc. El equilibrio estructural acaba rompiéndose.

Realmente el deporte de competición no es bueno para mantener una buena salud.

A través de la respiración relajada y la concentración en el ejercicio el deportista toma conciencia de su cuerpo como un todo; cuerpo y mente unidos. Normalmente el deportista lleva su parte física al extremo para conseguir sus objetivos. Se rompe el equilibrio entre lo físico y lo mental; la mente ya no controla al cuerpo de manera adecuada y ocurre el desequilibrio que puede llevar a la lesión. Trabajando de forma habitual con Sotai, el punto de equilibrio entre ambas partes se restablece; la mente domina al cuerpo y recuerda cual es su punto de equilibrio y se lo devuelve.

Existen cuatro ejercicios básicos de Sotai que se pueden trabajar de forma individual (lo que denominamos auto-sotai):

Flexión de tobillos, actúa sobre toda la musculatura posterior del cuerpo flexibilizando la columna vertebral.

Rotación de cadera, actúa sobre la columna y miembros superiores e inferiores.

Subir y bajar la cadera, actúa sobre columna, caderas, hombros, zona abdominal y costal.

Elevación de la cadera y ligera rotación, actúa sobre la zona pectoral, costal, abdominal, cuello, miembro superior e inferior.

Pero para cada deportista se necesitarán ejercicios de Sotai adecuados. Por eso el trabajo con un terapeuta experimentado es siempre necesario. Este recomendara los ejercicios que el deportista necesite, ademas de controlar el proceso y la evolución del tratamiento.

0 comentarios en “Sotai Ho y el deporteAñade los tuyos →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *