Sotai como alternativa a otras terapias “DOLOROSAS”

Gracias a su especial naturaleza, el SOTAI puede emplearse incluso en pacientes inmovilizados (escayolas, vendas…), para mejorar y acelerar su recuperación, siendo innecesarios los largos períodos de inmovilización. También puede actuar sobre zonas del cuerpo tan dañadas que resultaría imposible trabajarlas con cualquier otra técnica.

De hecho, como ejemplo de su eficacia, el SOTAI puede resolver esguinces de segundo grado en la primera sesión, corregir ciertos grados de escoliosis, tratar hernias de disco o estabilizar caderas, sin provocar los tremendos dolores que otros tipos de terapias funcionales provocan al paciente (algunas de las cuales desconocen incluso el modo de corregir ciertos problemas músculo-esqueléticos).

Parte de la filosofía del SOTAI reside en la idea oriental de que “no es necesario que duela para que mejore“, en contra de las bases de cierto tipo de manipulaciones y movilizaciones muy peligrosas, propias de ciertas técnicas occidentales. No se debe producir más dolor donde ya se presenta en el paciente.

Es importante recordar los siguientes puntos:

  • El SOTAI solamente emplea las manos, sin la ayuda de ningún tipo de artificio mecánico.
  • Los movimientos estresantes o dolorosos se evitan por completo. No es necesario establecer ningún tipo de ritmo o cadencia en los ejercicios, como sucede en otras técnicas. No se requiere fuerza ni velocidad, sino que se siguen los movimientos de la manera más confortable posible. Nunca se fuerza la movilidad.
  • No hay límites de edad para recibir SOTAI, pudiéndose aplicar en personas de todas las edades, desde niños a ancianos, y el beneficio obtenido mediante su aplicación se manifiesta desde la primera sesión.
  • Mediante esta técnica podemos trabajar zonas muy profundas del organismo, imposibles de alcanzar con la aplicación de otras técnicas.
  • Al no incidir con ningún tipo de manipulación directamente sobre las partes que sufren el problema, el SOTAI nunca agravará la patología en cuestión ni producirá daño alguno en el paciente.
  • Curar significa corregir la deformación. Dicha deformación corporal es la que provoca a su vez la deformación de los órganos internos, creando la patología y toda su sintomatología.
  • El SOTAI no actúa como las terapias alopáticas modernas, que únicamente combaten el síntoma, sino que se dirige al verdadero origen del problema.
  • El SOTAI está especialmente indicado en: desequilibrios del sistema musculo-esquelético, esguinces, codo de tenista y golfista, síndrome del túnel carpiano, problemas de columna, hernias discales, tortícolis, cervicalgias, lumbalgias, ciática, artrosis, escoliósis, problemas motores, recuperaciones y post operatorios, etc…

0 comentarios en “Sotai como alternativa a otras terapias “DOLOROSAS”Añade los tuyos →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *